Se hizo de rogar.  Amigos y familiares nos comentaban que no veían la hora de que Brunito se decidiera a nacer.

Cuando llegó el día nos enteramos en menos de unas horas y  en unos días conocíamos a este chiquitín y a sus papis……un encanto los tres.

Gracias por abrirnos las puertas de vuestra casa para poder fotografiar estos primeros momentos en la vida de Bruno!