Iván ya es el cuarto miembro de su familia en pasar por delante de mi objetivo en el estudio.

Y a pesar de venir un poco malito, finalmente conseguimos que se durmiera, gracias en parte al peluche de su hermano Yago que se lo prestó con mucho gusto 😉